Alojar inmigrantes en hoteles de Caleta de Fuste es un ataque directo a la economía de la localidad turística y la isla