La crisis en el sector primario de Fuerteventura no es compartida por el Gobierno de Canarias ni ante la exposición de los representantes de la isla